La terrible historia de los niños endemoniados de Illfurt

  • 04/07/2018
  • 0

Alsacia, una hermosa región multicultural, que alberga inmensas maravillas naturales y arquitectónicas, su jovial y fresco aspecto, genera paz en cada uno de sus visitantes, aunque tu territorio siempre se ha hallado en disputas entre Alemania y Francia, hoy se considera parte de Francia, dentro de esta región, es posible hallar un misterioso poblado, Illburt, característico por una escalofriante leyenda que tuvo lugar en el siglo XIX, específicamente en 1862. Basada en el quehacer de un par de niños endemoniados que generaron conmoción en el resto del pueblo.

Inicio de la leyenda de los niños endemoniados

     Todo comenzó en el mencionado pueblo. Una familia muy numerosa de la región contaba con cinco hijos, todos con edades similares, pero dos de ellos con historias muy peculiares. Acá te mencionamos algunos cambios acaecidos dentro del núcleo de la familia Burner.

     Teobaldo y José poseían ocho y nueve años respectivamente, estos fueron los que protagonizaron la macabra leyenda que surgió en tan remota época. Siempre fueron vistos como niños extremadamente traviesos, por ello, se ganaron la rencilla de muchos vecinos.

     Con el paso del tiempo ambos fueron presentando conductas anormales, eran observados dando vueltas y movimientos a la velocidad de la luz, nunca se agotaban sus energías, por otra parte, solían auto agredirse y no sentir absolutamente nada, motivo de alarma para el resto de sus familiares.

     El día menos esperado, uno de los niños le expresa a sus padres que este es controlado por un perverso maestro, el cual tiene aspecto de animal, con enormes plumas, pico y patas de gato, de hecho, logró entregarles como prueba una extraña pluma, que según él, pertenecía a denominada criatura, aparte, expedía un insoportable olor que se propagaba por el resto de la casa. Sus padres quedaron perplejos ante las ideas bizarras planteadas por su hijo.

     En un plazo no muy largo, ambos niños empezaron a emitir voces tenebrosas, lo más tétrico era que lo hacían sin abrir sus bocas. La tensión y miedo empezó a crecer con el paso de los días. Ya todos en el pueblo excluían a la familia en diversos ámbitos.

     Cuando descansaban en sus aposentos, eran perturbados por inmensas oleadas de calor, las cuales no se contrarrestaban con el inmenso frío del invierno. Posterior a esto, emitían comentarios ofensivos, considerados herejías, ya que distorsionaba todo lo sagrado. Aparte, lograban entender y hablar en diversas lenguas de origen europeo, aunado a esto, muchas veces eran perturbados y sometidos a sufrimiento por parte de la fuerza maligna que reinaba en ellos, sus cuerpos se hinchaban hasta más no poder y explotaban en vómitos fétidos y cubiertos de plumas.

     Estos menesteres se desarrollaron durante cinco catastróficos años, dejando sin paz a la familia y al pueblo entero.

¿Qué sucedió con los niños endemoniados de Illfurt?

     Fue en 1867, cuando por ordenanza sacerdotal, se decidió realizar el primer exorcismo en la región, siendo aplicado a Teobaldo y José, con la intención de liberarlos de tan extrañas fuerzas. Según las historias redactadas en la época, no se supo más de ellos luego del mecanismo empleado.

Fuente: leyendadeterror.com

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia