Cosas que debes saber sobre RFC

  • 04/06/2018
  • 0

¿Qué es el RFC?

Es sencillamente la clave alfanumérica que requiere toda persona física o moral (Contribuyentes), la cual está compuesta por 13 caracteres y es requerida para poder realizar cualquier actividad económica legal, por la cual este obligada a pagar impuestos. La misma, se conforma a partir de los datos personales del contribuyente (Nombres, Apellidos, Fecha de nacimiento) y los últimos tres dígitos corresponden a la homoclave que es atribuida por el SAD (Servicio de Administración Tributaria); lo cual asegura que la clave sea única para cada individuo.

¿Qué es la homoclave?

Son los 3 últimos caracteres inscritos en tu RFC, el cual es asignado por el SAD a través de un sistema especializado que permite reconocer si esos dígitos ya corresponden a alguien más que se encuentre en su base de datos, de ser así posee la capacidad de cambiar dichos caracteres obteniendo así, registros distintos y únicos para cada individuo, de igual manera te dejo este recurso para saber que es la homoclave de manera más detallada.

Soy menor de edad, ¿Puedo sacar mi RFC?

Si, los menores de edad a partir de 16 años pueden tramitar su RFC  bajo ciertas normas y requisitos que se establecen, para poder realizar dicho trámite.

¿Es obligatorio tramitarlo?

Sí, es de carácter obligatorio que toda persona jurídica o moral (contribuyentes) tramiten su RFC, bien sea que trabajen para el gobierno, para una empresa privada, de manera independiente o sean propietarios de una empresa. Sin excepción alguna, todos deben tramitar dicho documento.

¿Debo pagar algo para obtener mi RFC?

En lo absoluto, éste es un proceso que además de sencillo es económico puesto que no debes realizar ningún pago para la tramitación del mismo; todo el proceso es gratuito bien sea que lo realices vía web o decidas tramitarlo en la oficina del SAT de tu preferencia.

Comparación del RFC con otros países

Todos los países del mundo poseen un sistema a través del cual los ciudadanos deben cumplir con el pago de sus impuestos fiscales, en México este sistema es conocido como RFC, en otros países del mundo se conoce como RIF “Registro de Información Fiscal” (Venezuela), CUIT “código único de identificación tributaria” (Argentina), CIF “Código de información Fiscal” (España), entre otros. Sea cual sea el nombre que le asigne cada país al requisito para efectuar el pago de impuestos, es un hecho que cada ciudadano debe cumplir con el mismo, puesto que de no ser así estaría incurriendo en delitos graves que en la mayoría de los casos son penado por la Ley.

México por su parte, es uno de los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el que los trabajadores y empresas pagan la menor tasa de impuestos, ubicándose en apenas un 10.8 por ciento del salario bruto, superado sólo por Chile en el cual los trabajadores y empresas destinan solo del 7 por ciento de su salario bruto para el pago de impuestos fiscales. El promedio de pago de impuestos fiscales entre los 35 países pertenecientes a esta organización (OCDE) es de 25.5 por ciento (aproximadamente) del salario bruto promedio de un trabajador, de acuerdo al informe Taxing Wages 2017 realizado por la OCDE.

Así mismo se debe saber que la denominada tasa de impuesto es lo que se debe pagar a un trabajador por concepto de impuesto sobre la renta (ISR), junto a las cargas de seguridad social y es mencionado como una parte del sueldo bruto que el esforzado consignará al pago de los mismos.  Bélgica es uno de los países pertenecientes a la OCDE en el cual los trabajadores deben pagar la mayor tasa de impuestos (40.7 por ciento) del salario bruto; otros países como Alemania, Hungría, Dinamarca, Holanda, Italia se encuentran entre los 10 primeros países con mayor tasa de impuestos fiscales.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia