Conoce tu Cédula de Identificación Fiscal y sus usos en el RFC

  • 15/03/2018
  • 0

Registrarse en el RFC es un procedimiento obligatorio para los contribuyentes físicos o morales dentro de México, debido a que, al ejercer determinadas actividades económicas, estas generan impuestos y obligaciones que deben ser declaradas ante el organismo competente, en este caso, el Servicio de Administración Tributaria.

Luego de haber finalizado el proceso de preinscripción, haber agendado y asistido a la cita para completar la inscripción, y finalmente haber obtenido el código RFC junto con la contraseña, se le será otorgada una Cédula de Identificación Fiscal. Ésta no es más que una constancia de que el ciudadano participa como contribuyente en el sistema, la cual es otorgada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Incluso ya después del tramite, también puede realizar la consulta de curp y rfc gratis en todo momento que asi lo desee en linea.

El usuario puede acceder en cualquier momento a la página web del SAT, ingresando con su código y su contraseña, para visualizar el documento PDF que refleja la CIF e imprimirla siempre que la necesite.

¿Qué usos tiene la Cédula de Identificación Fiscal?

Este documento es la principal identificación de la persona física o moral como contribuyente. Al momento de presentarse para cualquier trámite o solicitud de servicio donde sea solicitada, es considerada válida al ingresarse en el sistema y corroborar la identidad del portador.

En ella, se compilan los datos básicos del ciudadano, desde sus nombres y apellidos, su fecha de nacimiento, la entidad federativa donde pertenece, su razón social, la fecha donde comenzaron sus actividades económicas, situación fiscal, entre otros datos. Pueden observarse al momento de leer el código QR que se encuentra en la parte frontal del documento en cuestión.

Asimismo, se considera obligatorio que, al momento de declarar las facturas emitidas en un periodo de tiempo determinado ante el Registro Federal de Contribuyentes, se incluya una copia en blanco y negro de la CIF para la posterior verificación de los datos.

El uso de la Cédula de Identificación Fiscal también puede extenderse al momento de solicitar determinados servicios ofrecidos por instituciones que solicitan el código como parte de los datos básicos para registrar al ciudadano.

En lo que se refiere a este sistema, es crucial siempre tener a la mano todos los documentos vinculados, siendo necesarios a la hora de presentar declaraciones, pagar impuestos, realizar consultas, solventar dudas, denunciar irregularidades en algún procedimiento o realizar la modificación de los datos. Se recomienda también el correcto uso de los mismos para resultados satisfactorios.

Importancia de presentar facturas con el RFC ante el SAT

Llevar el adecuado registro y monitoreo de las actividades económicas que ocurren dentro del país es la manera de que los impuestos que éstas generan puedan ser administrados para el fin que están destinados. El Registro Federal de Contribuyentes colabora con estos procedimientos, siendo obligatorio para los que ejercen como contribuyentes cumplir con una serie de protocolos y deberes.

Al momento de que un ciudadano comienza a realizar actividades económicas lícitas, u ocurre la conformación de una empresa, todos los involucrados deben inscribirse en el sistema para que el Servicio de Administración Tributaria los identifique como parte de dichas acciones.

¿Por qué se deben presentar facturas con el RFC ante el SAT?

Una de las obligaciones que los contribuyentes tienen ante el SAT es la emisión de facturas. Se trata de comprobantes que ambas partes conservan cuando se ha realizado una compra-venta entre ellos, o una de las partes ha prestado sus servicios a la otra.

Para el SAT, cuentan como registro de un ingreso que obtuvo el contribuyente, para llevar registro del porcentaje de impuestos que el mismo adquiere y debe cancelar ante el organismo en cuestión. Por esta razón, aunque el receptor o cliente no solicite una factura, el contribuyente debe emitirla de igual forma para sí.

Estos comprobantes pueden ser físicos o electrónicos, dependiendo de si el cliente se encuentra cercano o si se trata de un servicio ofrecido a alguien que se encuentra en el exterior o en otro estado. De ambas maneras, el contribuyente debe acceder con su código RFC y contraseña al portal web del Servicio de Administración Tributaria para registrar las facturas.

Deben reflejarse una serie de datos de manera obligatoria en ellas, por ejemplo, el RFC del receptor. Puede colocarse el código normal de la persona, o bien, el código genérico utilizado para ciudadanos extranjeros o que no se encuentren inscritos en el sistema.

Tanto en facturas para clientes nacionales como para extranjeros, se deben proporcionar los detalles de los ingresos que ha generado el intercambio realizado. El Impuesto al Valor Agregado debe incluirse, y en caso de ser una exportación, se deben reflejar los acuerdos con las aduanas.

Mientras más preciso sea el proceso de emisión de facturas para el SAT, mejor podrá cumplir el contribuyente con sus obligaciones fiscales sin inconvenientes, acumulaciones por errores en el protocolo, entre otros problemas.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia